TRISTE FIN DE UNA ERA, ESTE SABADO ALEJANDRO VALVERDE Y VICENZO NIBALI CORREN SU ULTIMA CARRERA

Parecían eternos, pero el momento de colgar la bicicleta ha llegado. El español Alejandro Valverde y el italiano Vincenzo Nibali, dos campeones con un largo palmarés, disputarán el sábado la última carrera de sus trayectorias en el Giro de Lombardía.

Colocada al final de la temporada y disputada en un escenario majestuoso, la clásica de las hojas caídas servirá este año de alfombra roja para homenajear la salida de dos atletas que, por su longevidad, palmarés y aura, han marcado las dos últimas décadas del ciclismo, también su lado más oscuro.

Será raro no volver a ver en el pelotón las siluetas de ‘El Bala’, de 42 años, y del ‘Tiburón de Mesina’, que cumplirá pronto los 38. Juntos, acumulan 185 victorias, de las cuales, 133 son del español y no precisamente gestas desdeñables.

Valverde (Movistar) fue campeón del mundo en 2018, ha ganado cuatro ediciones de la Lieja-Bastoña-Lieja, cuatro Flechas Valona, la Vuelta y 17 victorias de etapa en grandes vueltas.

Nibali (Astana), por su parte, logró ganar el Giro de Italia (en 2013 y 2016), el Tour de Francia (en 2014) y la Vuelta (en 2010), además de los dos monumentos italianos, la Milán-San Remo y el Giro de Lombardía, en el que se impuso en dos ocasiones en 2015 y en 2017.

Aquí terminan muchos años de inmensa gloria. Alejandro Valverde y Vicenzo Nibali darán sus últimas pedaladas como ciclistas profesionales en la 116ª edición del último ‘Monumento’ del calendario de clásicas internacional, un Giro de Lombardía que prescindirá este año del Muro di Sormano y concentrará buena parte de su terreno clave en la parte final, aunque con menos secciones llanas que otras ocasiones.

La carrera se divide en dos partes. La de desgaste, hasta el km 150, comprende las subidas a Forcellino di Banzano (km 29), Ganda (km 50), Forcella di Bura (km 105), Berbenno (km 120) y San Gottardo (km 150). Más largas que las finales, no decisivas, pero sí importantes para lo que vendrá después.

A partir de ahí, se pone rumbo hacia la fase decisiva: primero, la Madonna del Ghisallo (km 192; 8,6 km al 6,2%), y después, un novedoso bucle final en torno a la meta de Como con dos pasos por San Fermo (2,7 km al 7,2%; último ascenso, coronado a solo 5 km de la llegada) y otro por Civiglio (4 km a casi un 10%), a 17 de la conclusión.

Nuestro Ciclismo

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro Ciclismo

Noticias relacionadas

error: Content is protected !!
Scroll al inicio